Osteosarcoma

25 may

¿Qué es?

El osteosarcoma es un tumor maligno caracterizado por la formación de
hueso o tejido osteoide por parte de las células malignas. Es un tumor
poco frecuente, que suele aparecer en adolescentes. Es muy importante comenzar
subrayando que, si al igual que en otros tipos de cáncer el tratamiento
temprano es vital, en el caso del osteosarcoma lo es aún más:
las dudas o los procedimientos inadecuados en las fases iniciales del enfoque
de estos casos pueden suponer la pérdida de las opciones de cura o de
realizar un tratamiento conservador de la extremidad.

Síntomas

Los enfermos suelen referir dolor en la zona afecta, en relación con
el esfuerzo pero rara vez por la noche. Normalmente este dolor se refiere a
algún traumatismo reciente. Se observa una masa de partes blandas o un
abultamiento de la zona (40 por ciento), que suele estar más caliente
que los tejidos próximos. El hecho de que esta sintomatología
ocurra en gente joven suele retrasar el diagnóstico, pues se suele achacar
a la práctica de deporte o otras causas.

Diagnóstico

La analítica puede mostrar una elevación de la fosfatasa alcalina
en el 50 por ciento de los casos. También se puede utilizar la radiografía
simple del hueso afectado, los resultados son variados; en el 60 por ciento
de los casos la radiografía puede ser característica y definitiva:
destrucción del hueso y formación de hueso subperióstico,
pero también puede no presentar unas características tan definidas
(30 por ciento de los casos) o incluso simular un tumor benigno. A veces pueden
presentarse como lesiones líticas (que destruyen el hueso) exclusivamente
(13 por ciento).

Las lesiones se localizan en las epífisis de los huesos largos (80 por
ciento-90 por ciento de los casos), en la región de la rodilla (50 por
ciento) o en el húmero proximal (25 por ciento). Es rara su localización
en el esqueleto axial (pelvis o columna vertebral). En este punto, con una historia
clínica adecuada y una radiología simple informada por un buen
radiólogo, el índice de sospecha de encontrarnos ante un tumor
óseo maligno será muy elevado.

Antes de proceder a la biopsia, que puede alterar los estudios radiológicos,
debe realizarse un estudio local más completo mediante TAC y/o RMN así
como el estudio de extensión para descartar la presencia de lesiones
a otros niveles, fundamentalmente el pulmón (el 90% de los casos que
desarrollan metástasis lo hace a este nivel). Cualquier decisión
terapéutica se basará, obviamente, en un diagnóstico histológico
y de extensión correctos.

Tratamientos

Quimioterapia: El tratamiento con quimioterapia ha cambiado el pronóstico
de estos pacientes, permitiendo unas supervivencias medias a los 5 años
del 55-65 por ciento. En los años 80 se comparó la cirugía
sola con la cirugía seguida de quimioterapia en estudios que fueron muy
criticados pero que confirmaron sin lugar a dudas el valor de la quimioterapia
para cambiar la historia natural de esta enfermedad. La administración
de quimioterapia neoadyuvante en el osteosarcoma se ha generalizado basada en
una serie de puntos:

- Tratamiento precoz de la enfermedad micrometastásica, cuando téoricamente
tiene un menor volumen y sería más sensible a la quimioterapia.
Reducción en el volumen del tumor primario, facilitando un tratamiento
conservador. Dar tiempo a la planificación de la cirugía y a la
obtención de la prótesis más conveniente.

- Permitir evaluar la sensibilidad a la quimioterapia del tumor primario (grado
de necrosis alcanzado) para modificar el esquema de tratamiento en los casos
desfavorables. Tendría el inconveniente de retrasar la resección
del tumor primario en 8-12 semanas, permitiendo el crecimiento o el desarrollo
de metástasis en el caso de tumores resistentes a la quimioterapia y
la amplia disponibilidad actual de prótesis ha dejado anticuado el punto
c.

- El tratamiento con quimioterapia rara vez es curativo en caso de enfermedad
metastásica, por este motivo la recaída a distancia en el osteosarcoma
tiene un mal pronóstico. La resección de las metástasis
pulmonares, cuando es factible, sí ofrece opciones de cura y sería
el tratamiento de elección. Son factores pronósticos desfavorables
en esta situación un intervalo libre de enfermedad corto, la afectación
pulmonar bilateral, posiblemente el número de nódulos pulmonares,
la escasa respuesta a la quimioterapia del tumor primario y, obviamente, la
imposibilidad de resecar toda la enfermedad pulmonar. Hasta un 20% de los enfermos
resecados por completo son superviventes a largo plazo. La afectación
pleural metastásica no permite un tratamiento efectivo, como tampoco
la aparición de metástasis óseas o ganglionares.

- Hay pacientes que presentan enfermedad metastásica en el momento del
diagnóstico. El planteamiento terapéutico es en principio el mismo,
administración de quimioterapia neoadyuvante seguida de cirugía
del tumor primario y de las metástasis cuando sea posible. Algunos centros
indican que el pronóstico de estos enfermos cuando responden a la quimioterapia
es bueno, pero otros han encontrado resultados muy pobres en esta situación,
con una supervivencia esperable del 20% a los 5 años.

Quimioterapia preoperatoria: Aunque la eficacia de la quimioterapia neoadyuvante
se mide objetivamente por el grado de necrosis observado en la pieza quirúrgica,
hay signos orientativos durante el curso de la quimioterapia. En los casos favorables
el paciente refiere disminución del dolor y una mejor movilidad, se aprecia
una disminución en la masa de partes blandas y hay una normalización
en las cifras de la fosfatasa alcalina y de la LDH. En la radiografía
simple hay una reducción de la masa de partes blandas y aparece recalcificación
del hueso lítico y del límite de la lesión, apareciendo
un rodete óseo característico. Ninguna técnica, sin embargo,
es suficientemente fiable para evaluar el grado de necrosis alcanzado, aunque
sí pueden demostrar una evolución desfavorable.

Tratamiento conservador: No es objeto de este resumen profundizar en este aspecto
del tratamiento, que debe quedar para los expertos en este campo, pero sí
expondremos algunos conceptos generales. La resección del tumor debe
de ser completa, en bloque, sin exponerlo durante la cirugía y deberá
tener en cuenta la localización de cicatrices o de trayectos de biopsia
previos.

En el caso de los tumores óseos la cirugía, en primer lugar,
debe asegurar una correcta resección con criterios oncológicos
para evitar la recidiva local. En las extremidades irá seguida de una
reconstrucción del defecto óseo y de la estabilización
de la extremidad mediante transferencias musculares que también favorezcan
la función del miembro. Si no es posible una cirugía con márgenes
adecuados, microscópicamente negativos en lesiones localizadas en las
extremidades, deberá practicarse una amputación radical. En lesiones
del esqueleto axial (pelvis o vértebras) no debe descartarse la cirugía,
y se han publicado series que recogen la experiencia obtenida en estas localizaciones.

Hay una serie de contraindicaciones para un tratamiento conservador en osteosarcomas
de extremidades, como son: la existencia de una infiltración del paquete
vasculonervioso por el tumor, una fractura patológica, la realización
de una biopsia mal planificada que ha contaminado las partes blandas, una infección
activa del lecho tumoral que no permita la colocación de una prótesis
o de un injerto óseo, una afectación extensa de la musculatura
regional que impida la reconstrucción muscular funcional o el insuficiente
desarrollo óseo en niños con tumores de la extremidad inferior,
si bien se están desarrollando prótesis metálicas extendibles.

La existencia de una fractura patológica es una contraindicación
relativa, pues si consolida durante la quimioterapia neoadyuvante sería
todavía posible un intento conservador. La aparición de una recaída
local se asocia a una mala calidad de los márgenes quirúrgicos,
a problemas con la biopsia (sitio donde se ha practicado, su trayecto) y con
la respuesta el primario a la quimioterapia pre-operatoria. Si el informe anatomopatológico
indica que los márgenes son inadecuados debe practicarse una amputación
en caso de osteosarcoma localizado en extremidades, pues estos pacientes van
a fallecer de su enfermedad si presentan una recaída local.

Radioterapia: Antes de la introducción de los modernos esquemas de quimioterapia
se adquirió experiencia con el uso de la radioterapia en enfermos con
osteosarcomas de extremidades. Dado el conocido mal pronóstico de la
enfermedad, se trataba el tumor primario con radioterapia a dosis de 70-80 Gy
y se retrasaba la amputación 6 meses, reservándola para aquellos
casos que no desarrollaban metástasis pulmonares en ese periodo. Muchos
de estos pacientes tenían un tumor que no era operable y se utilizaba
la radioterapia para esterilizar el tumor, si bien a costa de una importante
necrosis de los tejidos sanos. Estudios posteriores con radioterapia preoperatoria
no han demostrado una ventaja .

Algunos autores mencionan haber administrado radioterapia postoperatoria para
asegurar el control local cuando la cirugía conservadora no ha obtenido
unos márgenes inadecuados, pero no se han publicado datos que permitan
evaluar su eficacia en esta indicación. Se ha explorado el uso de radioterapia
pulmonar total para prevenir la aparición de metástasis en pacientes
potencialmente curados.

Un estudio aleatorizado que incluyó 86 pacientes demostró una
supervivencia los 3 años del 48 por ciento entre los tratados con una
dosis de 20 Gy sobre ambos pulmones en relación con un 28 por ciento
en los sometidos solo a amputación. Aunque hay otros estudios en curso,
hasta la actualidad no se considera indicado en el manejo de estos enfermos.

Preguntas mas Frecuentes

¿Qué es el osteosarcoma?

El osteosarcoma es un tipo de cáncer en los huesos. Con mayor frecuencia
comienza en un hueso de la pierna — ya sea en el fémur o en la
tibia — en la área de la rodilla, o en el hueso de la parte superior
del brazo — el húmero — cerca del hombro. El osteosarcoma
puede expanderse (metastatizarse) a otras partes del cuerpo; con mayor frecuencia
a los pulmones o a otros huesos.

¿A quién le da osteosarcoma?

En general, el osteosarcoma no es un cáncer común. Solo ocurren
cerca de 400 casos cada año en los Estados Unidos de América.
Sin embargo, el osteosarcoma es el cáncer de hueso más común
en los niños y los adolescentes. Con mayor frecuencia comienza entre
los 10 y los 20 años de edad. No se conoce la causa del osteosarcoma.

¿Cuáles son algunas señas de osteosarcoma?

Su niño puede tener un dolor sordo en el hueso o en la articulación
donde está el osteosarcoma. El dolor puede despertar a su niño
durante el sueño. Con frecuencia, hay una hinchazón o u bulto
firme en la área del tumor.

Si el cáncer está en un hueso de la pierna su niño puede
cojear. Además, los músculos en el brazo o en la pierna que tiene
el osteosarcoma pueden verse más pequeños que los del brazo o
pierna opuesto. Alguna veces, el hueso puede romperse en la área del
tumor puesto que el tumor debilita el hueso.

¿Qué pruebas utilizará el médico para saber
si mi hijo tiene osteosarcoma?

Rayos X. Si su niño tiene señas de osteosarcoma su médico
ordenará placas de rayos X. Si hay un tumor, usualmente se verá
en las placas de rayos X.

RNM y TAC. A su niño también le harán una escanografía
de resonancia magnética, RNM ; una escanografía de tomografía
axial computadorizada, TAC o ambas. Las escanografías de RNM y TAC ayudan
al médico a ver qué tanto hueso el tumor ha destruido, y si el
tumor ha crecido fuera del hueso dentro de los músculos cercanos.

Biopsia. Una biopsia es importante puesto que otros tipos de tumores —
algunos que no son cáncer — e infecciones pueden algunas veces
verse como un osteosarcoma en una placa de rayos X. Para la biopsia, un médico
con entrenamiento especial en el tratamiento de cáncer de hueso toma
un pedazo pequeño del tumor del hueso. Este pedazo se mira bajo el microscopio
para asegurarse de que el tumor es un osteosarcoma.

Otras pruebas. Si su niño tiene osteosarcoma, le harán otra escanografía
TAC para ver si el cáncer se ha expandido a los pulmones. A su hijo también
le harán una escanografía ósea para ver si el cáncer
se ha expandido a otros huesos. Antes de la escanografía del hueso, a
su niño le darán una inyección de una substancia radioactiva
inofensiva que se dirige a las células cancerosas de modo que éstas
aparezcan en la escanografía. También puede necesitar hacerse
otras pruebas.

¿Cómo se trata el osteosarcoma?

El osteosarcoma se trata con quimioterapia y cirugía. Para quimioterapia
a su niño le darán medicamentos que matan el tumor principal,
y cualquier células tumorales que se hayan dirigido a otras partes del
cuerpo. Su niño recibirá quimioterapia durante más o menos
nueve a doce meses. Este tratamiento se comienza antes de la cirugía
para matar el tumor o hacerlo más pequeño. Esto hace que la cirugía
sea más fácil.

En un tiempo, a todas la personas con osteosarcoma las amputaban; es decir,
les removían una parte o todo el brazo o la pierna que tenía el
tumor. Ahora, a casi todo el mundo con este cáncer le hacen una cirugía
para "reemplazar" el miembro. En esta cirugía, el tumor es
removido junto con la área del hueso en que creció. Algunas veces,
una articulación completa, como la articulación de la rodilla
es removida. Luego, el hueso faltante se reemplaza con un hueso artificial de
metal llamado endoprótesis.

Después de la cirugía, su niño recibirá más
quimioterapia.

¿Qué podemos esperar después del tratamiento?

Hoy en día, cerca de tres de cada cuatro personas con osteosarcoma pueden
curarse si el cáncer no se ha expandido a otras partes del cuerpo. Casi
todo el mundo que se trata con cirugía de reemplazo del miembro termina
con un brazo o pierna que es indoloro y que funciona bien.

Para hacer que la pierna o el brazo sea fuerte, y para que funcione bien de
nuevo, su niño tendrá que hacer ejercicios especiales durante
varios meses después de la cirugía. Si la amputación es
necesaria su niño tendrá que recibir una rehabilitación
intensa durante varias semanas.

Después de que la quimioterapia termina, su niño tendrá
que ver con regularidad a un especialista en cáncer de los huesos durante
varios años. A su niño le harán escanografías TAC
de los pulmones, escanografías de los huesos y le tomarán placas
de rayos X del brazo o de la pierna con frecuencia, para ver si el cáncer
regresa en el hueso, o si se va a los pulmones o a otras partes del cuerpo.
Las placas de rayos X serán revisadas para asegurarse de que su niño
no tiene problemas con el hueso de metal.

El cáncer de hueso: preguntas y respuestas

1. ¿De qué están hechos los huesos y cómo
funcionan?

Los huesos maduros están hechos de tres tipos de tejido: tejido compacto
(la parte exterior y dura de la mayoría de los huesos); tejido canceloso
(tejido esponjoso dentro de los huesos que contiene la médula ósea,
la cual produce las células de la sangre); y tejido subcondral (tejido
óseo liso de las articulaciones). Una capa de cartílago cubre
el tejido subcondral para amortiguar el movimiento de las articulaciones.

Los huesos sostienen y protejen los órganos internos; actúan
como palancas y abrazaderas para que los músculos produzcan el movimiento.
Además, los huesos producen y almacenan las células de la sangre
en la médula ósea.

2. ¿Son cancerosos todos los tumores de los huesos?

Los tumores de los huesos pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos).
Los tumores benignos de los huesos son más comunes que los tumores malignos.
Ambos tipos pueden crecer y comprimir el tejido óseo sano y absorberlo
o reemplazarlo con tejido anormal. Sin embargo, los tumores benignos no se diseminan
y rara vez ponen la vida en peligro.

El cáncer que se origina en el hueso (cáncer óseo primario)
no es la misma enfermedad que el cáncer que se disemina al hueso desde
otra parte del cuerpo (cáncer óseo secundario). El cáncer
óseo primario es raro; cada año se diagnostican aproximadamente
2.500 casos nuevos en Estados Unidos. Con más frecuencia, los huesos
son el sitio de tumores que resultan cuando el cáncer se disemina (metástasis)
desde otro órgano, como los senos, los pulmones y la próstata.

Esta hoja informativa trata del cáncer óseo primario.

3. ¿Qué tipos de cáncer se originan en los huesos?

El tipo más común de cáncer de hueso es el osteosarcoma,
el cual se desarrolla en tejido nuevo de los huesos en crecimiento. Otro tipo
de cáncer, el condrosarcoma, se origina en el cartílago. La evidencia
sugiere que el sarcoma de Ewing, otra forma de cáncer de hueso, empieza
en el tejido nervioso inmaduro de la médula ósea. El osteosarcoma
y el sarcoma de Ewing tienden a ocurrir con más frecuencia en niños
y adolescentes, mientras que el condrosarcoma ocurre más a menudo en
adultos. (Vea el cuadro).

Cánceres de hueso

Tipos de cáncer

Tejido de origen

Sitios comunes

Edades comunes

Osteosarcoma

Osteoide

Rodillas, muslos, brazos

10–25 Años

Condrosarcoma

Cartílago

Pelvis, muslos, hombros

50–60

Sarcoma de Ewing

Tejido nervioso inmaduro, generalmente en la médula ósea

Pelvis, muslos, costillas, brazos

10–20

4. ¿Cuáles son los factores posibles de riesgo de cáncer
de hueso?

Aunque los científicos no están seguros de la causa del cáncer
de hueso, algunos factores pueden aumentar el riesgo para una persona. Estos
cánceres ocurren con más frecuencia en niños y en adultos
jóvenes. Ocurren especialmente en quienes han tenido tratamientos de
radiación o de quimioterapia para otras enfermedades. Los adultos que
tienen la enfermedad de Paget, una condición no cancerosa que se caracteriza
por un desarrollo anormal de las células óseas nuevas, pueden
tener un riesgo mayor de osteosarcoma. Un número reducido de cánceres
óseos son hereditarios. Por ejemplo, los niños que tienen retinoblastoma
hereditario (un cáncer raro de los ojos) tienen un riesgo mayor de desarrollar
osteosarcoma.

5. ¿Cuáles son los síntomas del cáncer
de hueso?

El dolor es el síntoma más común de cáncer de
hueso. Sin embargo, los síntomas pueden variar dependiendo de la localización
y del tamaño del tumor. Los tumores que se presentan en las articulaciones
o cerca de ellas pueden causar inflamación o sensibilidad en el área
afectada. El cáncer de hueso puede también interferir con los
movimientos normales. Puede debilitar los huesos y conducir en ocasiones a que
haya fracturas. Otros síntomas pueden ser la fatiga, la fiebre, la pérdida
de peso y la anemia. Ninguno de estos síntomas es signo seguro de cáncer,
pues pueden también ser causados por otras condiciones menos serias.
Por eso es importante consultar con un médico.

6. ¿Cómo se hace el diagnóstico de cáncer
de hueso?

Para hacer el diagnóstico de cáncer de hueso, el médico
pregunta acerca de los antecedentes médicos personales y familiares del
paciente y hace un examen médico completo. El médico puede sugerir
un análisis de sangre para determinar el nivel de una enzima llamada
fosfatasa alcalina. Es posible encontrar una gran cantidad de fosfatasa alcalina
en la sangre cuando las células que forman el tejido del hueso están
muy activas—cuando los niños están creciendo, cuando está
sanando un hueso fracturado o cuando alguna enfermedad o un tumor causa la producción
de tejido anormal de hueso. Ya que es posible encontrar normalmente niveles
altos de esta enzima en niños que están creciendo y en adolescentes,
este análisis no es un indicador confiable por completo de cáncer
de hueso.

Los rayos X pueden mostrar el sitio, tamaño y forma de un tumor óseo.
Si los rayos X sugieren que un tumor puede ser canceroso, el médico puede
recomendar pruebas especiales de imágenes como un escanograma de hueso,
una tomografía computarizada (TC), imágenes de resonancia magnética
(IRM) o un angiograma. Sin embargo, una biopsia—la extracción de
una muestra de tejido del tumor óseo—es necesaria para determinar
si hay cáncer presente.

El cirujano puede realizar una biopsia de aguja o una biopsia por incisión.
En una biopsia de aguja, el cirujano hace un hoyo pequeño en el hueso
y extrae una muestra de tejido del tumor con un instrumento como una aguja.
En una biopsia por incisión, el cirujano hace un corte en el tumor y
extrae una muestra de tejido. Las biopsias las hacen mejor los oncólogos
ortopedas—médicos con experiencia en el diagnóstico de cáncer
de hueso. Un patólogo—un médico que identifica las enfermedades
al estudiar las células y tejidos en el microscopio—examina el
tejido para determinar si es canceroso.

7. ¿Cuáles son las opciones de tratamiento para cáncer
de hueso?

Las opciones de tratamiento dependen del tipo, tamaño, sitio y estadio
o etapa del cáncer, así como de la edad y salud en general de
la persona. Con frecuencia, la cirugía es el tratamiento primario. Aunque
algunas veces es necesaria la amputación de una extremidad, la quimioterapia
pre y postoperatoria ha hecho posible en muchos casos que se realice la cirugía
salvando las extremidades. Cuando es adecuado, los cirujanos evitan la amputación
al remover sólo la parte cancerosa del hueso y reemplazarla con un aparato
artificial llamado prótesis.

La quimioterapia y la radiación pueden también usarse solas
o en combinación. A causa de la tendencia del sarcoma de Ewing de metastatizarse
con rapidez, con frecuencia se usa la quimioterapia de fármacos múltiples,
además de radioterapia o de cirugía en el tumor primario.

8. ¿Están siendo estudiados nuevos tratamientos?

Para desarrollar nuevos tratamientos más efectivos, el Instituto Nacional
del Cáncer patrocina estudios clínicos (estudios de tratamiento
con pacientes con cáncer) en muchos hospitales y centros oncológicos
del país. Los estudios clínicos son un paso crítico en
el desarrollo de métodos nuevos de tratamiento. Antes de que se pueda
recomendar un nuevo tratamiento para uso general, los médicos llevan
a cabo estudios clínicos para saber si el tratamiento es seguro para
los pacientes y si es efectivo contra la enfermedad. Se están probando
en estudios clínicos varias formas de tratamientos del cáncer
que usan la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia para cáncer
de hueso.

Los pacientes interesados en aprender más acerca de la participación
en estudios clínicos pueden llamar al Servicio de Información
sobre el Cáncer o lograr acceso a la base de datos del Instituto Nacional
del Cáncer en http://www.cancer.gov/clinical_trials/ en la Web.

Osteosarcoma

Osteosarcoma es un cáncer que empieza en tu hueso donde se están
formando células. Este es el tipo de tumor más común entre
el grupo de cáncer del hueso llamados sarcomas osteogénicos.

Algunos datos interesantes…

Alrededor de 5% de todos los adolescentes que tienen cáncer son diagnosticados
con osteosarcoma. Este tipo de cáncer es asociado con crecimiento rápido
así que rara vez se ve en chicos antes de la edad de la pubertad. El
osteosarcoma afecta a mas chicos ( generalmente entre las edades de 15 a 19
años de edad) que a chicas (generalmente entre las edades de 10 a 14
años) y la mayoría de los jóvenes son mas altos de lo normal.

Las primeras señales y los primeros pasos…..

Es posible que hayas notado que algo malo ocurría cuando empezaste a
sentir dolor o hinchazón en o cerca de uno de tus huesos. El dolor generalmente
se ponía peor por la noche o cuando estabas haciendo ejercicios. Estos
son típicamente algunos de los síntomas más comunes.

Tu médico seguramente pidió unos exámenes de rayos x y
algunos exámenes de sangre y probablemente te sugirió visitar
a un médico especialista llamado un oncólogo ortopédico.
Cuando se sospecha la presencia de un osteosarcoma, el siguiente paso es una
biopsia para averiguar si existen células cancerosas en los tejidos.

El 90% de todos los osteosarcomas se encuentran en las extremidades (los brazos
y las piernas) y casi siempre en los huesos alrededor de la rodilla.

Niveles de Osteosarcomas

A diferencia de otros tipos de cáncer, el osteosarcoma no tiene un sistema
de estadificación pero si tiene diferentes niveles:

* Localizado – solamente en una parte de tu cuerpo

* Metastático – el cáncer se ha extendido a otras partes de tu
cuerpo

El lugar más común de metástasis es en tu pulmón.
Se cree que más o menos el 80% de la gente con osteosarcoma tiene enfermedad
micrometastática (no evidente) cuando son diagnosticados, aunque no se
pueda ver cáncer en los rayos x o en los escaneos TAC.

Bueno, entonces, ¿¿Qué sabemos??

Es probable que tu tratamiento consistirá de quimioterapia y cirugía..

* Probablemente recibirás quimioterapia inicialmente para encoger tu
tumor y para matar cualquier célula metastática (células
que se han extendido a otras partes de tu cuerpo)que puedan existir.

* Generalmente cuando sea posible se hace una cirugía que se llama
procedimiento para salvar la extremidad. En este tipo de cirugía, se
remueve el tumor, el hueso y algunos de los tejidos alrededor del hueso y se
remplazan con un injerto de hueso o con una barra de titanio.

Si tu cáncer se encuentra en otras partes de tu cuerpo y no responde
a la quimioterapia inicial es posible que esas lesiones también tendrán
que ser removidos con cirugía.

Si tu tumor se encuentra fuera del hueso en los nervios y los vasos sanguíneos,
es posible que tengan que amputar parte de la extremidad o toda la extremidad.
Esto es algo terrible si te pasara a ti, pero los jóvenes que tienen
que tener una amputación generalmente reciben una prótesis o una
extremidad artificial.

La mayoría de los jóvenes se adaptan muy bien y son capaces
de volver a todas sus actividades normales- hasta practican deportes y bailan.
Si te interesa puedes leer una historia reciente sobre un joven que llevo la
torcha Olímpica.

* Después de que te recuperes de tu cirugía tendrás que
someterte a mas quimioterapia para tratar cualquier enfermedad metastática
que pueda existir. Esto se llama terapia adyuvante (esto es un poco de información
útil).

No te olvides….

Primero, hay mucha información de apoyo para ayudarte a lidiar con todo
lo que te está pasando. Solamente tienes que encontrar la ayuda y el
apoyo que más te sirva a ti y a tu familia. Tienes a tu disposición
consejeros, terapia física, grupos de apoyo para adolescentes, tu familia
y tus amigos y todos te quieren ayudar.

Lo más importante para jóvenes con osteosarcoma es la recuperación.
La proporción de supervivencia para jóvenes con enfermedad localizada
es de 70 a 75 %. Continua a verte en este grupo. ¡Visualízate siendo
el primero al llegar al final del Maratón de Boston! El camino te parecerá
difícil a veces pero con determinación y con persistencia podrás
ser exitoso.

El que da paso a paso llega al final de la meta.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: